lunes, 29 de julio de 2013

capitulo 10

El camino al castillo se hizo interminable. El silencio reinaba en el coche y la tensión se podia palpar.
- ¿Qué tal si ponemos la radio?
-Si será lo mejor.
En spotify sonaba Alejandro de lady gaga.
- Es una buena canción para levantar los ánimos.
-Si y para echar a los miedos por la ventana.
Comenzamos a cantar la canción. El coche avanza y alcanzamos la salida del pueblo, la canción acabó y pusimos otra de esta misma cantante, esta vez telephone cantada también por beyonce, para imitarlas en el coche. La canción nos distrajo de la "amenaza-sugerencia" de nuestro nuevo amigo. Alcanzamos el cruce de carretera. Giramos en dirección al castillo y Marta aceleró el coche. Cuando de pronto la canción dejo de sonar.
- Que raro juraría que la canción es más larga.
- Y lo es, se quedo bloqueado.
-Eso es imposible es el ordenador del coche como va a bloquearse.
- Ni idea, pero eso es lo que ha pasado, se ha bloqueado en el minuto 4.
- Voy a bajar la ventana para que entre un poco de aire.
-Esta bien.
De repente una sombra enorme surge de los arboles de la izquierda y se detiene en medio de la carretera haciéndonos frenar de golpe, la luz de los faros la iluminó y descubrió a un gran lobo negro con mechas grises. El lobo se giró y quedo justo enfrente de mi observándome con sus ojos color negro. Un segundo que a mi me pareció una eternidad movió las orejas y cruzo el resto de la carretera hacia el lado derecho.
-¡Que demonios!
- Era el lobo de la leyenda.
- No que va era un lobo normal y corriente.
- Marta en serio era él.
- Oh vamos nos esta afectando la historia que nos contó Camila, era un lobo normal y si no debería habernos atacado ¿no?
De repente se escucha un grito de una mujer.
- A menos que ya tuviera una presa.
No me dio tiempo a pensar ni a Marta a reaccionar.Salte del coche y eche a correr en dirección a donde se había ido el lobo. no tarde en encontrar el rastro ya que era un lobo enorme y la maleza estaba destruida.
Tras correr bosque adentro llegue a un claro de éste. En la otra punta del claro había una chica en el suelo y amenazante se iba acercando el lobo. tenía que pensar rápido porque podría ser el fin de esa chica sino hacia algo o si ye era demasiado tarde, me negué a pensar en eso. Agarré una rama grande y me deslicé lentamente hacia el lobo. Mi plan era darle en la cabeza, dejarle k.o y llevarme a la chica. Pero como siempre soy una manazas y.. pise una rama que hizo ruido. El lobo lo escucho y se giró. Me vió y se volvió hacia mi, se agacho e iba a saltar cuando de pronto una rama enorme le golpeó en la cabeza. La chica que estaba tirada en el suelo debió de volver en si mientras el lobo se había girado y había echo lo que yo pretendía hacer.
- Sabes, me debes una.
- Eso iba a hacerlo yo.
- Ya pues debes mirar por donde pisas por cierto mi nombre es Marina, estoy encantada de conocerte.
- Igualmente yo soy..
- Ahora no es el momento para hablar, este lobo podría despertarse en cualquier momento. será mejor que nos vayamos.
- Si, por aquí esta el coche en el que vine.
- Vale.
La chica fue delante directa al coche por lo que pude observarla bien. Era morena de ojos dorados. Llevaba un vestido rojo que no era un buen modelo para andar por el bosque e iba descalza. A primera vista parecería una chica indefensa pero por lo que se  a mi me parece una impresentable. Encima de que le salvo la vida no me deja hablar, se pone borde y sobre todo dice que le debo una.
Llego al coche y se subió sin más. Cuando entré yo me pregunta Marta:
-¿Y esta?
- Es la chica que he ido a salvar.
- Ya, vale.
-estas bien.
- Si. No. Perfecta. Odiosa.Rencorosa.
- Vale, cálmate.
-Como quieres que me calme, mi mejor amiga ha salido del coche en plena noche para perseguir a un lobo secuestrador y probablemente asesino para rescatar a una chica que... se ha dormido.
Efectivamente se había tumbado en el asiento de atrás y ahora mismo dormía plácidamente.
-¿ Es de fiar?
- ¿Te dijo algo cuando entro?
- Si, que la llevara al castillo Bellenoir te suena de algo ese nombre Maya.
- ¿Que demonios sabrá ella de ese castillo?
-Ni idea lo mejor será llevárnosla, no hay opción.
-Cierto.
- vuelvo a preguntar¿es de fiar?
- No me gusta para nada se ha puesto super borde.
- A mi tampoco, no me creo nada de todo esto Maya. Lo primero ¿Quien es?
- Me dijo que se llamaba Marina.
- Bien y ¿por que va así vestida en el bosque?
-Ni idea.
- ¡y descalza!
- Habrá que preguntárselo cuando despierte será lo mejor.
- Será una noche movidita.
-Sin ninguna duda.

A los quince minutos llegamos al castillo sin más interrupciones. Al llegar la chica misteriosa se bajó del coche, la supuesta chica que hace dos segundos estaba profundamente dormida echo a correr y picó a la puerta con insistencia. tras la puerta apareció Arco con una cara de preocupación. Seguramente por los porrazos que le habia dado a la puerta.
- Chicas, ya os podeis ir, ya estoy en casa.
- Esta es nuestra casa.
- No de eso nada es la casa de Arco.
- Exacto y Arco es el novio de aquí mi amiga Maya.
-No por mucho tiempo.
- Que quieres decir con eso.
- No te lo puedo decir todavía.
- Amelia que haces aquí.
-¿Amelia?¿Te llamas Amelia?
- Si ¿Por?
- A mi me dijiste que te llamabas Marina.
- Amelia, Marina que mas da. Mi nombre no importa, lo que importa es que estamos a salvo del lobo y que mi chico ha regresado.
-¿A salvo del lobo?¿Que ha querido decir chicas?
-¿Tu chico?Arco no es tu chico.
- Si que lo es. El lobo las ha atacado y yo las he salvado. He controlado la situación desde el principio.
- Eso es mentira ha sido Maya quien ha salido del coche para salvarte jugando se su propia vida.
- ¡Que has hecho que!
- Yo no lo pensé solo corrí para salvarla.
-Maya tu sola presencia ya atrae problemas, no hace falta que busques más.
- Vaya no sabía que pensaras eso.
-Por dio nos hemos enfrentado a muchos percances en el viaje ¿en serio me no estas preguntando?
- ¿Y yo soy la causante de todo?
- Según Arco si, así que vete y no molestes más. Arco amor cuando ibas a decirme que habías regresado.
- Pensaba hacerlo pronto. Y no soy ni tu chico ni tu amor Amelia. Ahora mismo voy a llamar a tus padres para que vengan a buscarte. No habéis cambiado de teléfono ¿verdad?.
- No es el mismo. pero escucha ya es tarde ¿por que no los llamas mañana? seguro que están durmiendo ya.
-No se por que pero no te creo, anda pasad que hace frio.
Entramos en casa y Marta y yo nos dirigimos junto con la invitada al salón de juegos donde Mateo esta jugando con la wii. Mientras Arco coge el teléfono y habla con lo supuestos padres de Amelia.
-¿De que conoces a Arco?- Comienza Marta
- Nos conocemos desde su infancia, desde niños.
- ¿Por que dices que es tu chico?
- De pequeños antes de que se fuera eramos novios y como no cortemos lo seguimos siendo.
- ¿Sabes por que se fue?
- Si.
- ¿Por que?
- Si Arco no os lo dijo no tengo por que hacerlo yo, es algo personal.
- A mi si me lo contó.- dije yo.
- Creeme cuando te digo que lo dudo.
- Creeme cuando te digo que Arco me lo ha contado todo.
-¿Todo?
- Todo.
- No creo que Arco sea capaz de confiar en una chica como tu.
-Pues te equivocas.
-¿Te ha dicho cuantos años tiene?
- Si.
- Suguro que 19 ¿me equivoco?
- Es cierto tiene 19.
- Claro.¿Te ha dicho desde cuando tiene 19 y cuando va a tener 20?
-Si.
-Esto es una tonteria por supuesto que nos lo ha contado, los cumplio hace dos semanas y hasta el año que viene no tendrá 20.
- Entonces yo tenía razón no os ha contado nada.
- Si lo ha hecho, yo se desde cuando y hasta cuando tendrá 19.
- ¿Ah si?
- Si.
- Esto es una estupidez, Maya no hables con ella está loca.
- Pero ha ellos no se lo ha dicho ¿no?
- No. Solo a mí.
- ¿por que te lo ha contado a ti? si tu eres...
-Yo soy..
- Insignificante.
-Creo que la chica se ha ganado una leche.
- No gracias soy alergica a los lacteos.
-¿Me estás vacilando?
- No y ¿tu a mi?
- Definitivamente estas como una cabra. Maya vamos a jugar con Mateo.
-Si será lo mejor.

A los diez minutos regresa Arco.
- Tus padres no podrán venir hasta mañana.
- Te lo dije, bien ¿donde está tu habitación?
-Tu habitación esta arriba, la primera puerta a la izquierda.
- ¿No dormiremos juntos?
- No yo... duermo en otro sitio.- dijo mirando a Maya a los ojos y como no esta se puso colorada.
- Esta bien pero y si tengo miedo¿que?
- Pues te agarras a la almohada como una buena chica.

El tiempo pasó y tras la cena todo el mundo se fue a dormir, no sin que antes Amelia volviera a intentar dormir con Arco.