sábado, 26 de noviembre de 2011

Capiulo 3

Siento no haber publicado nada desde hace tiempo pero ya sabéis los estudios son así. Aqui esa el siguiente capitulo de Diferencias 

Estaba tan ensimismada que no me entere cuando Marta entro en el cuarto con una bata puesta, y menos me entere de que me estaba hablando preocupada.

- Maya, Maya por favor responde.- dijo agitandome con ansias.

-Que.. que pasa Marta.

- Explicame que pasó esta noche.

¿Qué le explicara que habia pasado? Seguramente había oido mal porque que le impora a Marta... espera Mara es muy cotilla, no se como no lo habia pensado antes.

-¿Por que lo quieres saber?

-Para poder saber a quien debo pegar.

¿Pegar...?

- ¿Como dices? ¿pegar a quién?

- Al que te hizo lorar.- dijo limpiandome una lágrima que habia recorrido casi toda mi mejila izquierda con el dedo gordo.

-¿Por que piensas que alguien me hizo algo?

-¿Porque sino ibas a llorar tu?

- Nadie me ha hecho nada Marta, tranquiliza u instinto protector vale, tranquila.

- No entiendo, ¿entonces por que...?

- Alan.

- Oh venga Maya ya estamos otra vez con eso. Bueno, tranquila si, yo estoy aqui y Arco y Mateo, no estas sola, no tienes porque enfrentarte sola a la situación vale, siempre nos endras a nosotros.

-gracias Marta. Por cierto, ¿Qué tal la noche? - dije con una sonrisa picara.

- Ehm... pues normal como todas las noches- dijo a la vez que se iba sonrojando.

- ¿A si?

- Bueno...

- ¿Bueno...?

-¡Ha sido la mejor noche de toda mi vida! Primero Mateo me ha llevado al puebo a cenar a un resaurante carisimo, de esos que con solo mirar por el escaparate ya te pegan un sablazo. La cena fue maravilosa y adivinas que,.... en los postres ¡Se me declaro! no en plan anilo y al, pero me juro ue ibamos a esar juntos para siempre.

-Ohhh que bonito.

- y luego pues... regresemos aqui y bueno ya sabes....

- Ohh vale de eso no quiero detalles.- conteste entre risas a la vez que Marta estallaba en carcajadas.

- bueno pues ahora tu, ¿que tal tu noche?

- Si te digo la verdad, ha sido la peor noche de mi vida.

- ¿Que?¿Porqué?

- Porque tu novio nos interrumpió nada mas besarnos.-intente decir con tono de enfado pero por la risa de Mara, creo que cause el efecto contrario. Y..tu ... ¿fue como esperaste?

- Bueno si se hubiera quedado a dormir habría estado mejor.

- Y yo claro duermo en el felpudo como un perro ¿no?

- No. Con Arco que seguro que le haría mucha ilusión jajajaja

- Si seguro, jajaja.Por cierto cambiando de tema ¿que me dirías si te doy la opción de vivir en un castillo como una princesa junto con Mateo, Arco y yo?

- Pues empezaría a gritar y a salar de alegría, ¿porque me lo preguntas? ni que fuera a pasar de verdad ¿o si?- preguntó intrigada con una ceja levantada.

- ¿Qué me dirías si te digo que si?- dije con cara de indiferencia.

-¡Ahhhh!- gritó sacudiéndome los hombros- ¿pero cuando, donde como? ¿como es que tienes un castillo?

- Bueno, el castillo no es mio, es de Arco y sugirió que nos fuéramos a vivir allí.

-Chica tu eres la reina de los braguetazos.

-¡Qué!

- Bueno no me vengas ahora con que no tenías ni idea de que u novio tenia un castillo.

-Pues me entere hoy igual que tu mona.

-¿me esas diciendo que Arco no te lo había dicho?¿Pero si eso es muy importante?

-Sera para i porque para mi no lo es , y encima me entere de casualidad.

-Ah, pues ahora me siento mal, perdona.

- No pasa nada, pero...

-¿Pero?

- ¿Qué?¿te vienes o no?

- Pues claro amiga, juntas hasta el final, ¿recuerdas?- dije chocando con ella los nudillos-pero... ¿Mateo sabe esto?

- Hombre Arco y yo quedemos en que se lo diría él, lo raro es que...
De repente de un portazo Mateo entra en la habitación y alza a Marta en el aire mencionando le lo que yo le acababa de sugerir a ella.

- Lo sabía- dije- es que sois tal para cual.

Me cruce de brazos con una sonrisa en la boca, esta escena me recordaba a una familia. Me sentía como si perteneciera a una después de mucho tiempo y me gustaba esa sensación.
En un segundo sentí unos brazos muy fuertes y cálidos me abrazaban por detrás y me daban un beso en la mejilla.

-Creo que tenemos compañeros de castillo jajaja.

-Jajaja- me gire y lo bese- te quiero.

-Para siempre.

Estuvimos un rato riéndonos, hasta que Camila llegó y nos dio la orden de apagar las luces. Los chicos se fueron y nosotras nos fuimos a la cama. Mañana sería el principio de nuestra nueva vida.

1 comentario:

Emilia Brown dijo...

muy buen capítulo, me gusta tu forma de escribir, voy a seguir leyendo, espero que subas nuevos capítulos, saludos :)